Las 10 vacunas contra el COVID-19 que están más avanzadas

Se están desarrollando y probando más de 100 vacunas en todo el mundo para intentar detener la pandemia de COVID-19, que ha matado a cientos de miles de personas y ha hecho estragos en la economía mundial.

De las 23 vacunas que ya están en ensayos clínicos en humanos, al menos tres se encuentran en la fase final de los estudios, incluyendo candidatas de las firmas Sinopharm, Sinovac Biotech y la fórmula elaborada en conjunto por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Habitualmente, el período para que una vacuna pueda estar disponible para su uso a nivel masivo es de al menos entre 12 y 18 meses, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque en este caso hay la expectativa de que el proceso pueda acelerarse.

1. Universidad de Oxford / AstraZeneca (Reino Unido)

Las investigaciones en curso de la universidad de Oxford para desarrollar una vacuna contra la COVID-19 indican que ésta ofrecería el doble nivel de protección buscado por los científicos.

Según Daily Telegraph, la primera fase de los ensayos clínicos en humanos ha demostrado que la vacuna genera una respuesta inmune contra el virus, con anticuerpos y linfocitos T, "células asesinas" contra la infección.

"Es la combinación de los dos que esperamos que proteja a la gente", agregó la misma fuente en las columnas del Daily Telegraph, "es un momento importante, pero aún queda un largo camino por recorrer".

Sin embargo, estos resultados, calificados de "extremadamente prometedores" por una fuente anónima de alto nivel citada por el periódico, no permiten aún saber cuál sería la duración de la protección ofrecida por la vacuna.

Este proyecto, en colaboración con el laboratorio Astrazeneca, es considerado uno de los más prometedores entre la multitud de trabajos en curso en el mundo.

La universidad de Oxford, cuyo proyecto también está financiado por el gobierno del Reino Unido, ha establecido una asociación con el laboratorio farmacéutico para la fabricación y distribución mundial de la vacuna en desarrollo, para que pueda estar disponible rápida y masivamente en caso de éxito.

La vacuna que desarrollan los investigadores de Oxford se basa en un adenovirus modificado, que generalmente afecta a los chimpancés.

Según la universidad, "genera una respuesta inmunitaria fuerte con una sola dosis y no es un virus que se replica", por lo que "no puede causar una infección continua en el individuo vacunado".

Las pruebas de la universidad de Oxford están dirigidas actualmente a 4000 voluntarios en el Reino Unido, a los que se sumarán otros 10 000. También se inició en Brasil, donde 5000 participantes podrán beneficiar de ella. Los investigadores esperan ver la eficacia de la vacuna en otoño (boreal).

2. Moderna (Estados Unidos)

La vacuna de la compañía de biotecnología estadounidense Moderna contra la COVID-19 entrará en la fase final de pruebas el 27 de julio.

El ensayo se hará con 30 000 participantes en Estados Unidos, la mitad de los cuales recibirán la vacuna en dosis de 100 microgramos, mientras que a la otra mitad se le administrará un placebo.

El primer objetivo del ensayo será comprobar si la vacuna es segura y evitar la infección del coronavirus. Si una persona contrae la COVID-19, se tratará de ver si la vacuna puede frenar el avance de los síntomas.

New England Journal of Medicine presentó los resultados obtenidos desde la primera fase de investigaciones de esta vacuna. Estos mostraron que las primeras 45 personas vacunadas desarrollaron anticuerpos del virus.

La tecnología de Moderna, basada en el ARN mensajero, apunta a dotar al organismo de las informaciones genéticas necesarias para desarrollar preventivamente una protección contra el coronavirus.

3. CanSino Biologics (China)

China probará en el Ejército la vacuna experimental contra el coronavirus desarrollada por el Instituto Científico Militar y la compañía biofarmacéutica china CanSino Biologics, en una aceleración de los procedimientos recomendados para el desarrollo de una fórmula segura.

La compañía, con sede en la ciudad de Tianjin, indicó que su nueva vacuna recombinante de coronavirus (vector de adenovirus Ad5-nCoV) fue aprobada por el Ejército el pasado 25 de junio para “uso por los militares” en el marco de las “medicinas para necesidades especiales”.

La empresa informó que los ensayos clínicos de fase I y fase de II de la vacuna se llevaron a cabo en China y que la fase II se completó el pasado 11 de junio.

“Los datos de los ensayos clínicos demostraron un buen perfil de seguridad y niveles elevados de respuesta inmunitaria humoral y celular”, se felicitó la compañía en un comunicado en la bolsa de Hong Kong, donde cotiza.

“Los resultados continuos de las pruebas muestran que la vacuna Ad5-nCoV tiene el potencial de prevenir enfermedades causadas por el SARS-CoV-2”, aseguró CanSino Biologics a Finance Sina.

4. Sinopharm (China-EAU)

Emiratos Árabes Unidos (EAU) cumple la tercera fase de pruebas de la vacuna en la que trabaja junto a la farmacéutica china Sinopharm para combatir la COVID-19.

El presidente del Departamento de Salud de Abu Dabi, Sheikh Abdalá bin Mohamed Al Hamed, fue el primer paciente en ser vacunado.

La vacuna es desarrollada conjuntamente por los Institutos de Productos Biológicos y de Virología de Wuhan y por la Academia China de Ciencias con apoyo de Emiratos.

"Emiratos fue elegido por los socios cooperantes para realizar las pruebas de la vacuna ya que en el país viven personas de 200 nacionalidades, lo que permite una investigación profunda entre múltiples grupos étnicos incrementando su viabilidad para su aplicación global", se indicó.

En la fase 2 se administra la posible vacuna a personas que responden a un perfil medio para evaluar su eficacia y seguridad. En la tercera se requiere la participación de miles de voluntarios.

Emiratos anunció que 15 000 personas participarán en esta tercera fase de los ensayos de la vacuna.

Hace un mes, el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, afiliado a Sinopharm, anunció que los ensayos no habían mostrado ningún efecto secundario grave en las primeras dos fases.

5. SinoVac Biotech (China)

La empresa china SinoVac está comenzando la fase III de ensayos de su vacuna experimental contra el coronavirus.

El laboratorio empezará a reclutar voluntarios este mes, según dijo en un comunicado publicado en la plataforma china de mensajería WeChat. Brasil le dio el visto bueno para que comience a probarla en el país.

SinoVac está construyendo una planta de vacunas, que pretende tener lista este año, con capacidad para hacer 100 millones de muestras anuales.

6. Instituto de Biología Médica de China (China)

La vacuna inactivada contra el coronavirus que desarrolla el Instituto de Biología Médica de la Academia China de Ciencias Médicas entró en fase 2 de ensayos clínicos en junio.

La fase 2 de los ensayos evalúa más en profundidad la inmunogenicidad y seguridad de la vacuna en humanos. Los ensayos se están llevando a cabo en la provincia de Yunnan, en el sur del país.

El estudio en fase 1 en curso ha contado con unos 200 participantes desde mayo. En la fase dos se determina la dosis de la vacuna y se continúa evaluando la respuesta inmunológica que provoca en personas sanas.

7. Imperial College de Londres (Reino Unido)

El Reino Unido podría empezar a implementar una vacuna contra la COVID-19 en la primera mitad de 2021, si los ensayos que está realizando el Imperial College London resultan exitosos.

El profesor Robin Shattock, que dirige el equipo de desarrollo de una vacuna en el Imperial College de Londres, afirmó que si la investigación marcha “realmente bien”, habría suficientes dosis disponibles para la ciudadanía de todo el Reino Unido.

A finales de junio, la prestigiosa universidad empezó a probar su candidato a vacuna en el primer voluntario sano y hasta ahora lo ha inoculado en unas quince personas, un número que se incrementará para incluir a entre 200 y 300 participantes más en las próximas semanas.

Los científicos desconocen qué nivel de inmunidad necesita una persona para prevenir su contagio, lo que hace que la posibilidad de éxito sea "difícil de predecir".

"Si solo necesita una cantidad muy pequeña de inmunidad, sospecho que la mayoría de las vacunas que se están desarrollando realmente funcionarán, pero si necesita una respuesta inmune muy fuerte o una calidad particular de respuesta inmune, veremos como se podrá descartar a algunos de estos candidatos", indicó Shattock.

8. BioNTech / Pfizer / Fosun Pharma (Alemania, Estados Unidos)

La farmacéutica estadounidense Pfizer y la firma alemana BioNTech anunciaron a inicios de julio resultados positivos en sus ensayos iniciales en humanos con la vacuna para el coronavirus en la que están trabajando. El estudio incluyó a 45 adultos de entre 18 y 55 años y en él se probaron distintas dosis de la vacuna que, según las empresas, produjeron anticuerpos superiores a los de pacientes que se han recuperado de la COVID-19.

En un comunicado, la jefa de investigación y desarrollo de vacunas de Pfizer, Kathrin Jansen, dijo que los datos clínicos son positivos y que los trabajos se están llevando a cabo con la máxima urgencia. La vacuna, según la nota, fue en general bien tolerada, aunque en algunos casos causó fiebres y dolores locales donde fue inyectada, pero sin que se detectase ninguna reacción grave.

Ahora, las dos compañías prevén usar la información recabada para llevar a cabo una prueba mucho más amplia, con hasta 30 000 participantes, y que esperan comenzar a finales de julio.

9. Inovio (Estados Unidos)

La firma estadounidense de biotecnología Inovio Pharmaceuticals informó a fines de junio resultados preliminares alentadores de las pruebas de una vacuna experimental contra el coronavirus.

Administrada a 40 voluntarios, desencadenó una respuesta del sistema inmune en el 94% de los que completaron el ensayo clínico de fase uno, lo cual significa que recibieron dos inyecciones, con cuatro semanas de diferencia.

La vacuna de Inovio, llamada INO-4800, está diseñada para inyectar ADN con el objetivo de activar una respuesta específica del sistema inmunológico contra el virus SARS-CoV-2.

El medicamento se inyecta en forma subcutánea, luego se activa con un dispositivo que se parece a un cepillo de dientes, con el cual se administra un impulso eléctrico durante una fracción de segundo, permitiendo que el ADN penetre en las células del cuerpo y cumpla con el objetivo.

Inovio está financiada por el Departamento de Defensa de EE. UU. y la ONG CEPI.

10. CureVac (Alemania)

La biofarmacéutica alemana CureVac recibió en junio la autorización para probar en humanos una posible vacuna contra el coronavirus.

El producto se trata de una vacuna RNA que contiene información genética para la construcción de la proteína de espiga del CoV-2 en forma de ácido ribonucleico (ARN).

En la primera fase del estudio clínico participarán 168 voluntarios sanos, de los cuales 144 recibirán la vacuna desarrollada por CureVac.

La dosis de la inmunización aumentará gradualmente para determinar la seguridad y la tolerabilidad y para establecer la cantidad adecuada que logre una respuesta inmunológica contra el Sars-Cov-2 con la formación de anticuerpos.

CureVac asegura que la producción estará destinada a la población de Alemania y de otros países. (I)