Japón bate el récord de velocidad en Internet: 319 terabits por segundo, el equivalente a 10.000 películas en HD

Imagen de unos cables de fibra óptica.WIKIMEDIA COMMONS

 

Investigadores japoneses han logrado una velocidad récord de transferencia de datos a través de un cable óptico de 3.000 km, alcanzando la velocidad de 319 terabits por segundo, informa el Daily Mail.

Esta velocidad es lo suficientemente rápida como para transferir 10.000 películas de alta definición a aproximadamente 4 Gigabytes cada una en solo un segundo, si bien esta velocidad no estará disponible para el hogar promedio.

Este tipo de tecnología se utiliza en las redes de back-end de los proveedores de banda ancha y luego se divide entre cientos o miles de clientes. Este nuevo récord rompe la mayor velocidad anterior para la transferencia de datos a una larga distancia de 172 terabits por segundo, también establecida por un equipo del Instituto Nacional de Información y Comunicaciones (NICT) de Japón en Tokio.

El nuevo sistema es compatible con la infraestructura existente, lo que significa que las redes podrían actualizarse fácilmente, ya que el cable es del mismo tamaño, explicó el equipo investigador.

Los investigadores dicen que este tipo de velocidades serán necesarias para la infraestructura de back-end, ya que los servicios imponen demandas cada vez mayores en la infraestructura de Internet, incluso a través de velocidades más rápidas de las redes 5G, así como la Internet de las cosas y la transmisión.

Para lograr la notable velocidad, tomaron un cable de fibra óptica acoplado de cuatro núcleos, canalizando datos a lo largo de cuatro tubos de fibra óptica en lugar de un solo tubo como es normal.

Esto reduce la distorsión de la señal en largas distancias, y la nueva técnica es similar al sistema anterior que rompió récords, pero con un núcleo más.

Luego, los datos se transmiten mediante el "multiplexado por división de longitud de onda", una tecnología que toma los datos transmitidos por un láser y los divide en 552 canales.

Esto luego se envía por los cuatro núcleos de fibra óptica a lo largo del tramo de cable de fibra óptica de 3.000 km, con un amplificador en la capacidad cada 70 kilómetros. Los amplificadores aumentan la fuerza de la señal para mantener al mínimo la pérdida de transmisión a larga distancia.

A diferencia de los amplificadores de generaciones anteriores, estos se han combinado con elementos raros como el tulio y el erbio, ya que actúan para excitar los iones y aumentar la intensidad de la señal.

Fuente: 2O Minutos